INFO DESTINOS

Basílica de San Pedro

La Basílica de San Pedro, con la maravillosa e imponente cúpula que domina los tejados de Roma, es el corazón del cristianismo. Es uno de los lugares más visitados de la Ciudad Eterna tanto por sus joyas artísticas como por su importancia como sede de las principales manifestaciones del culto católico. En su imponente plaza se celebran las misas de Navidad y las de Pascua, así como los ritos de a Semana Santa, la proclamación de los papas y los funerales de los difuntos, la apertura y clausura del jubileo y las canonizaciones.

Para todo aquel que llega a Roma, la visita de la ciudad permanece incompleta si no se disfruta la oportunidad de admirar la Basílica de San Pedro, la plaza y la columnata que la circunda.Basílica de San PedroDestino de peregrinos provenientes de todos los rincones de la tierra, punto de encuentro de fieles, artistas y estudiosos, curiosidad de viajeros, esta magnífica basílica es conocida en todo el mundo. Es la mayor de las basílicas papales de Roma y se encuentra entre las mayores iglesias del mundo.

Exterior

La espléndida basílica, construida entre 1506 –bajo el papado de Julio II- y 1626 –durante el pontificado del papa Urbano VIII– domina la plaza San Pedro. La plaza, que no se terminó hasta 1667, es obra de Bernini. De hecho, en el siglo XVII, el gran arquitecto realizó la imponente columnata lateral, compuesta de 284 columnas de orden dórico y coronada por 140 estatuas de santos de más de tres metros de altura y seis grandes blasones de Alejandro VII Chigi.

Gracias al genio de Bernini, la columnata de la Plaza de San Pedro ofrece un magnífico impacto visual: situándose en los círculos de pórfido de la plaza, se ven todas las columnas alineadas perfectamente una tras otra como si, mágicamente, se hubieran movido.

Subiendo por la escalera de acceso, restaurada por Bernini y compuesta de tres tramos, se accede al pórtico, con cinco entradas dispuestas a lo largo de sus 71 metros de largo. A cada una de ellas corresponde uno de los portones de ingreso de la basílica. El pórtico y la fachada fueron realizados por Carlo Maderno.

Interior

Entrando en la Basílica sorprende inmediatamente la magnificencia y la riqueza de su interior, típicas de las iglesias barrocas. Es impresionante la sensación que este lugar sagrado infunde al visitante. Un espacio inmenso en el que se percibe la grandeza real, dividido en tres naves por robustas pilastras sobre las cuales se abren grandes arcos de medio punto de más de 20 metros de altura y de 13 de ancho.

Detrás del monumental baldaquino de San Pedro se encuentra el ábside con la majestuosa composición barroca de Bernini que conserva la imponente Cátedra de San Pedro, es decir, el trono de madera que, según la leyenda medieval, habría pertenecido a San Pedro Apóstol como primer obispo de Roma y papa.

En los altares y en las capillas de las naves laterales se albergan distintas obras de arte de enorme valor histórico y artístico, como las obras de Gian Lorenzo Bernini y otras obras maestras del siglo XIII, como la estatua de bronce de San Pedro, con el pie desgastado de las numerosas caricias prodigadas por los fieles, atribuida a Arnolfo di Cambio.

Es sublime, en la nave derecha, la famosa Piedad de Miguel Ángel, grupo escultórico de mármol dotado de una expresividad sin igual que el artista realizó a la edad de 23 años.

Símbolo de San Pedro y de toda la ciudad de Roma es la inmensa cúpula, una imponente obra proyectada por Miguel Ángel y terminada, tras su muerte, por Domenico Fontana y Giacomo Della Porta.

Bajo el suelo de la basílica se encuentran las Grutas Vaticanas, en las que encuentran la tumba de San Pedro y las sepulturas de otros pontífices, entre ellos Juan Pablo II.

Curiosidades y medidas

La basílica de San Pedro exteriormente mide 128 metros de largo y 133, 30 metros de alto hasta cúpula; la superficie total es de unos 23.000 metros cuadrados. La fachada mide 115 metros de ancho y 45 de alto. La plaza tiene un diámetro de 240 metros y el obelisco en su centro alcanza los 25 metros de altura.

En las naves hay 45 altares y 11 capillas.

Existen dos copias de la estatua de San Pedro, una se encuentra en la Catedral de Notre-Dame, en París, y la otra en la Iglesia del Santísimo Nombre de Jesús en Jerusalem.


SEGUÍ LEYENDO >

Puente colgante de Capilano, Canadá

El Puente colgante de Capilano está en la parte Norte de Vancouver (North Shore) y a una pequeña distancia desde el centro de Vancouver tanto si vas en coche como en transporte público. Llegando en coche desde el centro, cruza el puente Lions Gate desde Stanley Park y sigue las indicaciones. Está a unos pocos quilómetros y es muy fácil llegar. En transporte público el recorrido es también fácil: toma el SeaBus en el muelle de Lonsdale y luego el bus número 236.

Atracciones del Puente colgante de Capilano

El Puente colgante de Capilano es la atracción más popular de Vancouver, y una de las más antiguas. Aunque el de ahora no es el original, ha existido un puente aquí desde 1889, cuando George Grant Mackay compró los terrenos del otro lado del río Capilano y construyó una cabaña de madera y un primitivo puente que comenzó a atraer visitantes desde entonces. El puente actual es mucho más seguro y tiene barandillas, ¡pero eso no evita que se balancee cuando pasan los visitantes!

Además del puente existen otras atracciones aquí, por lo que éste es un destino perfecto para que las familias y los visitantes en general puedan pasar medio día o algo más.

Puente colgante de Capilano

No hay duda de que los visitantes vienen aquí a ver y cruzar el puente, pero el resto de atracciones son un aliciente más a añadir a la visita. Si lo que buscas es una buena inyección de adrenalina y una buen temblor de piernas este es el lugar para ello. Suspendido a más de 70 metros sobre el Río Capilano y con un estrecho y respetable recorrido de 137 metros, podrás recorrer el puente de principio a fin y disfrutar de las fabulosas vistas durante el recorrido.

Aventura en las copas de los árboles

Inaugurada en 2005, esta atracción llamada Treetops consiste en una serie de puentes (por si no habías tenido bastante) que van por encima de los árboles y entre sus copas. Son 8 pequeños puentes colgantes que te llevan por encima de las enormes coníferas y te ofrecen a vista de pájaro fabulosas vistas del bosque a más de 30 metros de altura. Hay una casa-árbol al principio del recorrido, y es bueno saber que toda la atracción se hizo sin dañar los árboles ni el resto de seres vivos de la zona, de modo respetuoso con el medio ambiente.

Parque del Totem

El Puente colgante de Capilano es también un buen lugar para ver y conocer varios Totem de los indios originarios de la zona (First Nations). Todos esos tótems cuentan su propia historia plasmada en su talla. Esos tótems están aquí desde 1930, cuando se invitó a los indios a traerlos para mostrarlos a las demás gentes.

Centro Cultural de los indios First Nations

Además de los tótems, también hay aquí un centro cultural donde podrás ver cómo se tallaban, vestían y adornaban los mismos.

Bosque Vivo

Es una exposición interactiva donde te muestran todo lo que quieras saber sobre el bosque, las plantas, los árboles y animales que encontrarás en Capilano y sus alrededores.

Recorrido por el bosque

Si la visita a la exposición Bosque Vivo te ha parecido interesante, puedes realizar un recorrido complementario por el bosque, guiado por un experto durante aproximadamente 30 minutos a través del bosque.

Centro de la historia

Al contrario que la exposición Bosque Vivo, ésta se centra en las gentes que tienen que ver con el Puente colgante de Capilano, y podrás conocer la historia del desarrollo tanto de Vancouver como del Puente colgante de Capilano.

Tienda de recuerdos

Una vez hayas recorrido las atracciones, visita la tienda (construida en 1911) que tiene más de 20.000 recuerdos de Canadá diferentes, por lo que podrás llevar algo a todos tus amigos y familiares. Te gustará especialmente la exclusiva colección de arte y ropa de los First Nations que está a la venta en la tienda.

Para saber más sobre las atracciones del Puente colgante de Capilano, así como sobre los precios de entrada, horarios de apertura y más, visita la página web oficial del Puente colgante de Capilano.

SEGUÍ LEYENDO >

Cascada Isla Mauricio

En el extremo suroriental de Isla Mauricio, en pleno Océano Índico a unos 2.000 km de las costas africanas, encontramos uno de los paisajes marinos más espectaculares de todo el planeta. Algo que podríamos definir como una catarata submarina. ¿Una catarata bajo el agua? ¿Cómo se entiende semejante oxímoron geográfico?Bueno, basta de juegos: se trata simplemente de una ilusión óptica, aunque la imagen es cien por cien real. Vista desde el cielo, la acumulación de depósitos de arena y lodo toma esta caprichosa forma bajo el agua. Este espejismo es visible incluso desde Google Maps.

En tierra la vista es bien distinta aunque igualmente fascinante. Las corrientes marinas del Índico pintan las costas meridionales de este paraíso tropical con una espectacular gama de verdes, azules y blancos. En esta segunda imagen, el efecto no se percibe y la magia se desvanece.

Y es que, como sucede con esas pinturas que los artistas urbanos realizan en las aceras de las grandes ciudades, creando falsas impresiones de profundidad, hay que tomar cierta distancia para visualizar esta cascada rugiente que se precipita al fondo del océano.

Una broma de la naturaleza, pero sin duda una broma de extrema belleza y espectacularidad. La increíble catarata submarina de Isla Mauricio es una invitación a mirar el mundo con otros ojos.

Hacé click para ver el video: Cascada Isla Mauricio

SEGUÍ LEYENDO >

Sudáfrica: paraíso para disfrutar, barato para comprar

Elefantes, búfalos, leones, leopardos, rinocerontes, cebras, jirafas, impalas, kurus, cocodrilos, hipopótamos, monos, ciervos, jabalíes y hasta pingüinos. Montañas. Playa. Parques Nacionales (se destaca el Kruger). El punto más al sudoeste de África.Sudáfrica ofrece, entre otros, todos estos atractivos. Y agrega un plus para los argentinos: es muy barato para comprar. La moneda oficial es el rand, que en la semana que fui yo equivalía a $1,12, pero no suele variar mucho. Entonces, por ejemplo, unas zapatillas de una marca local que cuestan 69 rands son poco más de 77 pesos. En marcas extranjeras como Forever 21 o H&M, un pantalón cuesta entre 229 y 350 rands, es decir, entre 256 y 392 pesos. Lo mismo se repite con los buzos, camisas y remeras. También existen zapatos a 700 rands o sacos de traje a mil. Una campera de cuero para mujer cuesta 600 rands, precios por lo menos tres o cuatro veces menores que en Argentina.

Desde nuestro país ya no hay vuelos directos al continente africano. La línea área Latam inauguró el domingo 2 de octubre la ruta San Pablo-Johannesburgo, dándole así a los argentinos una vía para llegar a Sudáfrica a tan solo tres horas de distancia. El vuelo desde Brasil dura luego 10 horas y la diferencia horaria es +5 con el país de Nelson Mandela.

A partir de noviembre, el vuelo asumirá su programación definitiva y despegará de San Pablo a las 23:55 hora local los lunes, miércoles y sábados, para aterrizar en Johannesburgo a las 14:10 hora local.

En el recorrido inverso, el vuelo despegará a las 23:10 hora local los lunes, viernes y domingos, para aterrizar en el destino a las 4:45 hora local.

Qué visitar

La cita obligada es el Parque Nacional Kruger, el más grande de ese país con casi 20 mil kilómetros de superficie y con cientos de especies para apreciar, entre las que se destacan los “Big 5″ o “Cinco Grandes”: león, leopardo (el más difícil de ver), elefante, búfalo y rinoceronte. Si bien se puede ingresar por su cuenta, con un auto particular, lo más recomendable es hacerlo con guías (Kobo Safaris es una muy buena opción).

La entrada al parque tiene cinco precios dependiendo de la procedencia del visitante. El más barato es para los sudafricanos, luego para quienes llegan de cualquier país de África, luego a los extranjeros con guías (280 rands) y el más caro para extranjeros sin guías (320 rands aproximadamente).

También hay tres tipos de alojamiento. Se puede dormir en hoteles que están a entre 40 minutos y una hora y media de la entrada del parque, en reservas privadas dentro del parque (las más caras) y en rest camps, que son una especie de campamentos dentro del Parque, donde los visitantes duermen en carpas a la intemperie, aunque está alambrado para protegerse de los animales.

Un ejemplo: el hotel Lion Sand’s Tinga Lodge dentro del Kruger cuesta 20.640 rands la noche (cerca de 23.116 pesos) la habitación para dos personas. Incluye tres comidas, bebidas libres y dos safaris con guía: uno por la mañana de 6 a 9 y otro de 16 a 19:30. Las ventajas frente a dormir fuera del parque están a la vista: salís de la habitación y ya estás en el safari.

En el caso de los hoteles fuera, que se crearon para el turismo sudafricano porque hasta la abolición del apartheid los visitantes eran locales, te levantás muy temprano en la madrugada, cerca de las 5, y vas hasta el parque con un jeep, colectivo o furgoneta. Lo mejor es hacerlo en jeep, sin vidrios y a una altura perfecta para apreciar la flora y fauna. Se puede almorzar dentro del Kruger.

El safari es realizable por las calles asfaltadas con jeep y guía o con un auto particular. Mi recomendación es hacerlo con guía o se perderían de lo mejor. El hombre, al conocer el parque, tiene mucha capacidad para encontrar a los animales y, además, está conectado por radio con otros guías y se van ayudando mutuamente para ver a las mejores especies. Por supuesto, también va contando curiosidades de cada animal que vean.

Existe la opción de hacerlo a pie en zonas abiertas con rangers que van armados. La premisa general es que ninguno de los animales del Kruger ataca para lastimar salvo el búfalo y el hipopótamo. El resto, solo se defenderá si nota que invaden su territorio o si son atacados primero.

Ciudad del Cabo

Imponente, es la ciudad europea de Sudáfrica. Además del atractivo de las espectaculares playas, tiene varios puntos para terminar de enamorarse.

El primero es el Parque Nacional Table Mountain, una montaña a más de mil metros de altura desde la cual se puede apreciar Ciudad del Cabo. Se puede subir por teleférico o por una excursión a pie.

Otro paseo muy recomendable es el Waterfront, lo más parecido a un Puerto Madero de Argentina. Aquí hay restaurantes, bares y un gran shopping para aprovechar los bajos precios. Hay ofertas para hacer recorridas en barco, helicóptero y una rueda de la fortuna.

Robben Island es una cita turística e histórica. A 12 km de Ciudad del Cabo, es la isla donde estuvo preso Nelson Mandela. Actualmente la prisión está clausurada y fue declarada patrimonio de la humanidad por la Unesco. Se llega en ferry.

Pasar por el Cabo de la Buena Esperanza no toma mucho tiempo y es una divertida foto en el punto más al suroeste de África, algo parecido a lo que sucede con la línea del Ecuador. Allí ocurre la unión de las corrientes en la punta del Cabo.

El recorrido de la parte atlántica previo a llegar al Cabo de la Buena Esperanza es un camino de aproximadamente 18 kilómetros con un paisaje excepcional. Vale la pena hacerlo. El punto más alto del camino es a 800 metros sobre el nivel del mar y hay varios miradores para disfrutar de la vista.

SEGUÍ LEYENDO >

Catedral Metropolitana de la Ciudad de México

Obra máxima de la arquitectura colonial en el continente americano, la Catedral Metropolitana de la Ciudad de México se erige majestuosa, en el Zócalo capitalino como la catedral  más grande de Latinoamérica y uno de los templos más emblemáticos de la cristiandad en el mundo.La historia de la Catedral Metropolitana es también la historia del México Virreinal y una narración en piedra de sus diferentes estilos arquitectónicos. Construida a lo largo de tres centurias, en esta obra podemos reconocer elementos renacentistas, barrocos y neoclásicos que entrelazándose de manera armoniosa forman en conjunto una obra de gran riqueza cultural y espacial única en su género.

La primera piedra de la Catedral fue colocada por Hernán Cortes en 1524 en en un acto de gran significado simbólico al situarla en el cruce de las calzadas que desde los cuatro puntos cardinales conducían al centro espiritual de la capital azteca, utilizando en su construcción las piedras que habían formado parte del Templo Mayor de la Gran Tenochtitlan hasta antes de su destrucción.

Años después en 1547 se le otorgó a este templo la dignidad de Catedral por parte de la Santa Sede. Tiempo más adelante se realiza la demolición del edificio original y se coloca la piedra fundacional de la actual catedral  por parte del Arzobispo Pedro Moya y del Virrey Martín Enríquez. Tras décadas de trabajos en su interior en 1623 se concluye la construcción de la Sacristía, espectacular recinto que alberga diversos tesoros religiosos y  pinturas murales de los dos pintores más sobresalientes de la Nueva España, Juan Correa y Cristóbal de Villalpando. 44 años después se concluye todo el interior de la Catedral, inaugurándose el 22 de diciembre de 1667.

El exterior de la catedral  no se finalizó hasta 1813 cuando tras siglos de trabajos, es designado el arquitecto Manuel Tolsá para diseñar y concluir las fachadas y campanarios. A el se deben las esculturas de la Esperanza, la Fe y la Caridad de la portada principal, la cúpula del transepto así como el remate de las torres en forma de campanas.

Este fascinante templo posee una planta en forma de cruz latina con tres puertas principales hacia el Zócalo capitalino, siendo la del centro una puerta jubilar que sólo es abierta en ocasiones especiales. El recorrido se realiza a través de un deambulatorio que rodea el coro y el área de feligreses, entorno al cual se ordenan perimetralmente 14 capillas con diversas advocaciones así como los altares principales.

Uno de los elementos más destacados del interior es el coro, ricamente ornamentado en estilo barroco, con dos órganos monumentales y mobiliario proveniente de las colonias asiáticas del Imperio Español, destacando la sillería y el facístol, provenientes de Macao y Filipinas respectivamente.

Mención especial requiere el retablo de los Reyes y la Capilla Real del arquitecto Guillermo de Balbás, que situados detrás del altar principal muestran una fantasía barroca de columnas estípites recubiertas por chapa de oro que sirven de marco a diversas obras pictóricas con temática referente a distintos reyes y reynas que por sus actos fueron elevados al grado de santidad. Otro retablo destacado es el de Altar del Perdón, que ubicado en la nave central, frente al acceso de la Puerta Jubilar, está realizado en un rico estilo herreriano y que alberga uno de los más importantes objetos de devoción del templo, el Cristo del Veneno.

En el costado oriente de la Catedral se encuentra el Sagrario Metropolitano, probablemente la fachada churrigueresca mejor ejecutada en Iberoamérica que alberga en contraste un austero interior que sirve como parroquia para distintas celebraciones.

Tras varios años de obras al haber estado en peligro de hundimiento, la Catedral  Metropolitana ha recobrado su esplendor original. En especial destaca la reciente restauración del Altar de los Reyes como parte de un convenio entre México y España. La Catedral Metropolitana de la Ciudad de México es sede de la Arquidiócesis de México y en su interior se realizan conciertos corales y de música sacra. En ciertas fechas es posible visitar los campanarios y las catacumbas del recinto. La entrada es gratuita.

SEGUÍ LEYENDO >

10 increíbles playas de arena negra

Una selección de playas volcánicas donde es posible hacer surf, buceo o sólo disfrutar de un paisaje surrealista. En destinos como Estados Unidos, Grecia y las Islas Canarias, ni dorada ni blanquísima: sólo arena negra. Quizás no sean las más típicas ni las más conocidas, pero las playas de arena negra son más de las que uno podría imaginar. Con su arena finísima, estos rincones ubicados en zonas volcánicas le dan al paisaje un aspecto hipnótico y bastante surrealista.

Acá, una selección de algunas muy recomendables.

1. Playa del Golfo, Tenerife

Esta es una de las playas más lindas de Tenerife, en las Islas Canarias.

Encantadora y natural, su famosa arena negra es de origen volcánico y la playa se destaca por su intenso oleaje. De hecho, una de las recomendaciones es prestar mucha atención a la hora de bañarse.

2. Miho no Matsubara, Japón

Rodeada de un gran pinar en el barrio Shimizu Ward de la ciudad japonesa de Shizuoka, la playa de Miho no Matsubara es un lugar único para perderse.

El color negro de su arena y las vistas al Monte Fuji son, sin dudas, dos los grandes atractivos de la zona.

3. Stockness, Islandia

Tal vez no sea ideal para darse un chapuzón, pero en Islandia, la playa de Stockness, en Vestrahorn, es una de las más representativas y seguramente la más fotografiada.

Además de la arena negra llaman la atención las estrías que allí causa el viento, lo que le da un encanto realmente especial.

4. Punaluu Black Sand Beach, Hawaii (Estados Unidos)

Situada en el sureste de la costa Kau, Punaluu Black Sand Beach es uno de los balnearios más conocidos de la isla de Hawaii.

La vegetación exuberante se suma al atractivo de la arena. Y no es menor que allí viva una de las especies más extrañas de tortugas, las “hawkbill turtles”.

Con un paisaje realmente magnífico, el lugar atrae turistas de todo el mundo por su belleza natural.

5. Keawaiki Bay, Hawaii (Estados Unidos)

Imagine nadar y hasta bucear y hacer snorkel en una playa de arena negra: este es el lugar.

Formada a partir de la lava caliente del Mauna Loa, la playa hawaiana Keawaiki Bay es también muy convocante.

Un dato fundamental es que en la temporada de invierno, el lugar se vuelve perfecto para los surfistas.

6. Playa de Ajuy, Fuerteventura

Nuevamente en las Islas Canarias, esta vez en Fuerteventura, la Playa de Ajuy es un verdadero imperdible.

Es cierto que sus aguas no son ideales para nadar, dada la abrupta pendiente del terreno, pero la arena es finísima y está muy cerca de varias cuevas de piratas, un atractivo que no se ve todos los días.

7. Muriwai, Nueva Zelanda

El entorno neozelandés no podía quedar afuera, puntualmente la playa Muriwai de Auckland.

Se trata de una comunidad costera del oeste de la región donde el turismo aventura tiene un lugar para sí.

Hacer surf, ala delta, buceo, recorridos en bicicleta de montaña son todas actividades perfectas para practicar en el lugar.

8. Lost Coast, Estados Unidos

Lost Coast (literalmente “costa perdida”) es una zona litoral de 129 kilómetros, con un entorno natural impresionante, situada al norte de California.

En honor a su nombre, hay que tener en cuenta que no son playas tan fácilmente accesibles, o al menos hay que estar preparado para andar por estrechos senderos.

Eso sí, para los amantes del surf y el camping puede ser un paraíso.

9. Playa de Positano, Italia

Costa de Amalfi En la encantadora costa amalfitana, la playa de Positano, con sus arenas negras, brilla al sur de Nápoles.

La zona es conocida por su atractiva vegetación y los pequeños y pintorescos pueblos enclavados en la roca.

10. Perissa Beach, Grecia

La isla es Santorini, donde el contraste de las construcciones blancas con vivos azules es inolvidable. Y la playa se llama Perissa.

Para muchos es uno de los lugares más cautivantes de la zona: una isla larga y una playa de arena negra, sin viento, con aguas transparentes y una gastronomía deliciosa.

SEGUÍ LEYENDO >